Este miércoles, senadores demócratas hicieron pública un proyecto de ley para legalizar el cannabis a nivel federal, con la que se quitaría la planta de la lista de sustancias controladas y se establecería un impuesto cuya recaudación se destinaría a comunidades afectadas por la Guerra contra las Drogas.

El proyecto de ley se titula “Cannabis Administration and Opportunity Act” (Ley de Administración y Oportunidades del Cannabis) y fue presentado por los senadores Cory Booker, Ron Wyden y el líder de la mayoría en el Senado Chuck Schumer, quienes esperan retroalimentación pública antes de su discusión en el Senado, que podría ser en septiembre.

De avanzar y aprobarse esta ley federal y legalizarse el cannabis en ese ámbito, se permitiría a los estados de la Unión Americana tomar sus propias decisiones en torno al cannabis.

En la actualidad, 18 entidades cuentan con marco regulatorio para el uso adulto y 37 han legalizado el uso medicinal, pero en dichos estados aún se viven las limitaciones de la prohibición federal, siendo una de las más importantes el que los dispensarios no tienen acceso a los bancos y por lo tanto sus ventas son solo en efectivo.

La propuesta de los senadores demócratas propone que la edad mínima de compra sea de 21 años, como ocurre con el alcohol en ese país, y que las ventas en dispensarios se limiten a 10 onzas (283 gramos) por persona. Además, propone la investigación científica para establecer estándares en torno a la conducción de vehículos bajo la influencia del THC.

De conseguirse la legalización federal por esta vía, también se borrarían los antecedentes penales por posesión o comercialización ilegal de cannabis y se buscaría la liberación de convictos por delitos no violentos relacionados con la planta.