En el Palacio de Bellas Artes se va a conmemorar en septiembre el bicentenario de la Independencia y los 500 años de la caída de México – Tenochtitlán, con una gala lírica de compositores mexicanos, con Montezuma, de Carl Heinrich Graun, y un recital con piano del tenor Javier Camarena, además de que a finales de octubre, en vísperas de Día de Muertos, acogerá el Réquiem de Wolfgang Amadeus Mozart, en homenaje a las víctimas de la Covid-19, adelantó Alonso Escalante, director de Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura.

Sobre estos conciertos, con boletaje agotado (aforo restringido a 30 por ciento de la capacidad del teatro, 227 lugares), en el último de los cuales el público fue pródigo en aplausos para los músicos dirigidos por López Reynoso que interpretaron obras de Mozart y Gabriel Fauré, Escalante subrayó que tanto para la compañía como para la audiencia “ya había hambre” de música en vivo en ese escenario.

“Nunca se van a poder comparar los likes en redes sociales con el gozo de los aplausos”, destacó el funcionario, a pesar de que reveló que durante todo el periodo de pandemia se difundieron más de 3 mil contenidos virtuales de la Ópera de Bellas Artes, que tuvieron más de “16 millones de alcances reales”.

Respecto a Montezuma, una ópera entre el barroco y clásico estrenada en laHofoper de Berlín en 1755 con libreto de Federico el Grande, tendrá como sus siete solistas a la mezzosoprano Guadalupe Paz en el papel principal (que originalmente interpretaba un castrato), las sopranos Karen Gardeazábal, Akemi Endo, Arisbé de la Barrera y María Cabellero, y los tenores Jesús León, Enrique Guzmán.