En Gauteng, hasta anoche, se habían registrado 6 fallecidos y en KwaZulu-Natal, el jefe de Gobierno provincial, Sihle Zikalala, confirmó este martes en una rueda de prensa un balance total de 26 muertos sólo en esa región. Zikalala indicó que varias de las muertes tuvieron lugar en “estampidas en ese contexto de disturbios”, sin precisar un lugar.

“Ningún descontento o circunstancias personales de nuestro pueblo dan el derecho a nadie a saquear, vandalizar y hacer lo que quieran e incumplir la ley”, afirmó este martes el ministro de Seguridad sudafricano, Bheki Cele, en una rueda de prensa en la que confirmó el arresto de 757 personas en todo el país.

Cele, quien en los últimos días fue objeto de duras críticas por la incapacidad de las fuerzas de seguridad de prever y manejar la ola de bandalismo, advirtió también de que los afectados por los incidentes -tanto a nivel personal como material- no deben tomarse ahora la justicia por su mano.