Tras realizar una reunión con Delta Airlines, el presidente Andrés Manuel López Obrador, comentó que buscó ofrecer la posibilidad a la aerolínea de comprar el avión presidencial, pues considera que este puede ser usado para vuelos ejecutivos o fiestas.

“Estuvieron aquí en Palacio, platicaron conmigo los de Delta (sobre Aeroméxico…) Ahí aproveché también para ofrecerles el avión porque podrían usarlo, que lo administre Aeroméxico si lo deciden y que lo puedan usar para viajes ejecutivos o fiestas”, explicó el mandatario nacional.

Así mismo, se dio a conocer que los intereses de Delta, se encuentran centrados en la deuda que tiene Aeroméxico con Apollo, el cual es un fondo de inversión que otorgó el financiamiento necesario a la aerolínea nacional, para continuar en operaciones durante la pandemia.

Finalmente, cabe resaltar que AMLO especificó que el avión ha sido difícil de vender a causa de los lujos que tiene, y los altos costos de mantenimiento al tenerlo en tierra, los cuales indican que es más barato mantenerlo en aire, que mantenerlo estacionado en el suelo.