Con la finalidad de establecer un jurado de procedencia y votar el desafuero de Mauricio Toledo y Saúl Huerta diputados, así como del fiscal de Morelos, Uriel Carmona, la Cámara Baja solicitó sesionar un periodo extraordinario.

Aunque se tenía previsto otorgar hoy el periodo extraordinario que solicitó el recinto legislativo de San Lázaro, al último momento el presidente de la Mesa Directiva, Eduardo Ramírez, retiró el punto de la orden del día.

Ramírez, difirió la discusión y votación del decreto correspondiente para el que se convocaría a la Cámara de Diputados a realizar, el próximo viernes, un periodo de sesiones extraordinarias.

Agregó que el debate sobre el periodo extraordinario en la Cámara de Diputados se va a dar, pero más adelante, pues comentó que busca que se alcance acuerdos por mayoría calificada, que es la votación necesaria para que un dictamen pase.

Los representantes del PRI y PAN argumentaron que aprobar el desafuero de Uriel Carmona Gándara, Fiscal General del Estado de Morelos, violaría la suspensión definitiva que le otorgó un juez de distrito y ello conlleva consecuencias jurídicas.

De ahí que propusieron votar el tema por separado, no como parte del mismo decreto para desaforar a los diputados federales de Morena y PT, Saúl Huerta Corona y Mauricio Toledo, acusados, respectivamente, de abuso sexual a un menor de edad y enriquecimiento ilícito.

La posición de Morera era votar el decreto en bloque; la oposición exigió la votación por separado.