Tras la denuncia ciudadana sobre los despidos injustificados que se han presentado en el Ayuntamiento de Zinacantepec, más gente se ha sumado a la queja, exponiendo en redes sociales el pago de fuertes nóminas a personas que no laboran en la alcaldía.

Los sueldos de los supuestos trabajadores: José Luis Ovando Rubio y Abigail de la Cruz Temahuay, no solo son injustos si no también elevados. Estos nombres son solo algunos de los que se saben, sin embargo, son demasiadas las irregularidades que hay dentro del ayuntamiento.

En este sentido la ciudadanía exige al alcalde Gustavo Vargas, de una explicación sobre esta situación, además del pago de una nómina que presuntamente se robó del sistema DIF Zinacantepec.

Los días pasan sin que el alcalde muestre interés, o de algún tipo de solución a los empleados que despidió sin motivo aparente, sin una liquidación justa y sin respetar las leyes del trabajo que los protegen.