Desde marzo pasado emitió sus restricciones el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, para evitar el ingreso de turismo extranjero a Japón a causa de la pandemia del COVID-19.

Ante esta decisión cerca de tres mil fans mexicanos que iban a asistir a la justa deportiva, se vieron afectados y no podrán recuperar en su totalidad el dinero que invirtieron.

El ex presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viaje (AMAV), Jorge Hernández, señaló que,  el coronavirus disminuyó el número de fans nacionales a este evento deportivo.

Hace unos días, el gobierno nipón tomó la decisión de entrar en un estado de emergencia sanitaria en la capital –la cual inicia a partir de mañana y hasta el 22 de agosto–, fechas de la celebración de los Juegos Olímpicos, tras el alza de contagios por coronavirus, ya que en este sitio alberga la mayoría de las sedes de la justa deportiva.

Los fans mexicanos que iban a viajar llevan semanas con dolores de cabeza por lo complicado del tema del reembolso, en boletos de avión, hospedaje, alimentación y transporte local, así como la compra de boletos para el acceso a los eventos deportivos.

Según datos oficiales, el Comité Organizador planeaba generar 800 millones de dólares en ingresos por turismo y ya se tenían vendidos hasta 600 mil entradas para visitantes del extranjero.

Hernández, refirió que es vital acudir a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) para que los afectados puedan recibir la orientación correcta, si hicieron compras fuera de las agencias oficiales.

“Cuando los turistas compran por internet no tienen a quién acudir y están en un estado de indefensión, aunque les queda el recurso de ir a la Profeco para que les asista, pero el trámite es mejor aún para quien lo hizo en una agencia, pues tendrá orientación correcta para recuperar su dinero. La agencia es un intermediario”, recomendó Hernández.

Ante los boletos de avión, dijo Pablo Vargas, de la agencia VAALU Viajes: “Depende que hayas comprado. Algunas aerolíneas son accesibles; los proveedores de servicios tienen disposición, pero es muy complejo: desde boletos de avión, alquiler de estancia, traslados…hay voluntad desde Japón y pueden regresar entre el 70 u 80 por ciento del pago de los servicios, dependiendo de términos y condiciones”.