En Campeche, denuncian habitantes del sector que en diversas páginas de redes sociales circulan ataques en contra de voceras de la causa, acusándolos de recibir dinero de organizaciones de derechos humanos para confundir a la gente, todo ello en torno al proyecto del Tren Maya, iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

De acuerdo a medios, algunos grupos de personas de los barrios La Ermita, Camino Real y Santa Lucía de la capital, así como de la ciudad de Candelaria,  se resisten a ser desplazados por el Tren Maya, y denunciaron que persiste la intimidación y el hostigamiento por parte del gobierno federal para obligarlos a retirar sus demandas de amparo contra la obra.

 

Esto a unas horas de la visita del mandatario mexicano para supervisar el avance del proyecto, los inconformes insistieron en su clamor de reubicar el trazo de la vía en lugar de someter a desalojos forzados a miles de familias que, aseguraron, han vivido ahí por generaciones y llegaron antes que el tren.

 

Los denunciantes aseguran que representantes del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) condicionaron las negociaciones para la reubicación, al desistimiento de las demandas de amparo que promovieron contra el desalojo forzado, lo que tiene desfasados los trabajos.

 

Asimismo que, “si no  desistíamos de los amparos, luego no se nos iba a dar una nueva casa como indemnización por el desalojo. Ese mismo mensaje nos ha llegado por personal de Fonatur y otras autoridades, quienes nos insisten en que si queremos negociar debemos primero desistirnos de los juicios de amparo”, explican.