La variante Delta del coronavirus causante del Covid-19, que tiene en vilo al mundo, se ha identificado en al menos un tercio de los estados mexicanos y en Baja California Sur y Ciudad de México se ha convertido en la variante preponderante, según el Consorcio Mexicano de Vigilancia Genómica, integrado por instituciones académicas y gubernamentales del país.

Esas dos entidades son las que más casos activos tienen de Covid-19 en todo el país. En Baja California Sur, el estado que alberga conocidos destinos de playa como Los Cabos, las infecciones pasaron de 369 durante la segunda semana de mayo a 1,721 en la segunda semana de junio; un incremento del 366%, según cifras preliminares.

Los casos diarios en el estado han superado a los reportados a principios del año, durante la peor etapa de la pandemia en el país y, hoy, el estado cuenta hasta 400 cada día. Además, Baja California Sur se ha convertido en la segunda entidad con más casos activos de México, sólo superada por Ciudad de México.

La variante Delta del virus, encontrada por primera vez en la India en octubre, es más resistente a las vacunas que la variante Alfa y también tiene un mayor riesgo de provocar hospitalizaciones, según un estudio publicado a mediados de junio por la prestigiosa revista médica británica The Lancet.

Para Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, sin embargo, ninguna de las conocidas como “variantes de preocupación”, incluida la Delta, tiene mayor posibilidad de generar la enfermedad grave y la evidencia científica “es todavía controversial” para asegurar que esta mutación del virus pueda ser más transmisible.

Laurie Ximénez-Fyvie, profesora e investigadora principal del laboratorio de genética molecular de la pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sostuvo que, con el tiempo, Delta podría convertirse en la variante predominante en el país.

Ello, aunado al uso de vacunas chinas —menos efectivas que sus pares—, dijo, podría complicar la lucha contra la pandemia en México.

La inyección de Sinovac tiene un porcentaje de eficacia del 51% para prevenir la enfermedad sintomática, mientras que la de Cansino lo hace en un 65%, muy por debajo del 91% de Pfizer o del 94% de eficacia de Moderna. México planea vacunar al 35% de su población con inyecciones chinas.

Otros países con mayores índices de vacunación que México —como Chile, Reino Unido o Portugal— han sufrido recientes brotes que los obligaron a estudiar medidas estrictas de confinamiento.

“Si Uruguay y Chile, que han vacunado a alrededor del 60% de su población, no pueden detener el repunte, ¿por qué podríamos nosotros con el 20%?, se preguntó Ximénez-Fyvie.

En la primera semana de junio, los casos de Covid-19 en México sumaron 16,495. Tres semanas más tarde, las infecciones subieron 64%, según cifras oficiales preliminares.

“Definitivamente ya se puede hablar de un nuevo repunte“, dijo Ximénez-Fyvie. “Ahora mismo está focalizado en las áreas costeras y en Ciudad de México”.

“La velocidad en el ascenso en muchos sitios (…) es tan acelerada que, potencialmente, es una situación que se podría volver catastrófica”, agregó

Al menos un tercio de las 32 entidades del país ha sufrido un incremento de casos desde el 1 de junio, la mayoría focalizados en las zonas costeras preferidas por turistas.

México es uno de los pocos países en el mundo que no piden una prueba negativa de Covid-19 a quienes quieran ingresar en su territorio. Por ello, se ha convertido en un destino predilecto para los viajantes, especialmente de Estados Unidos.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió la semana pasada que la reactivación del turismo y la temporada de huracanes podrían agravar los casos de Covid-19.

“El riesgo aumenta, cada vez más, para la gente no vacunada, y la gente no vacunada, sobre todo, son grupos de jóvenes“, dijo Alejandro Macías, un infectólogo responsable de la estrategia mexicana durante la pandemia de la gripe AH1N1 de 2009 y 2010.