No cabe duda, de que la emergencia sanitaria que ha causado el Covid-19, ha dejado una huella imborrable en la memoria de la población mundial, pues gracias a los efectos colaterales que ha causado esta pandemia, se han perdido seres queridos, ha desintegrado familias, además de empleos y perjudicar la economía de múltiples naciones.

Sin embargo, según el último informe presentado por el Banco Mundial, tan solo en México, las proyecciones hechas indican que la clase media en el país pasó de 36% de la población en 2019, al 27.6% en el 2020, lo cual se traduce en un total de 4.7 millones de personas a que han caído en la pobreza.

Este tema, es de gran preocupación para los gobiernos mundiales, pues es muy probable que en pocos meses, se perderá el avance que se ha logrado en décadas de ardua labor social.

Así mismo, en el informe presentado por el Banco Mundial, advirtió que el impacto es más trágico si se descarta el efecto de un programa de transferencias sociales de carácter masivo y temporal, como el de Brasil. Y aún sin contemplar ese efecto brasileño, habría un total de 12 millones de personas en la zona que perdieron su lugar en la clase media el año pasado.