Las condiciones actuales neutras de “El Niño – Oscilación del Sur” (ENSO) generalmente favorecen el desarrollo de ciclones tropicales en los alrededores de la República Mexicana, presentándose eventualmente sus efectos directos hacia varios estados y no sólo en focalizados en algún sector como cuando está activo El Niño o La Niña, y este 2021 no ha sido la excepción. Dolores estuvo presente a mitad de junio ingresando entre Michoacán y Colima, y esta semana se espera otro ciclón sobre estados del Pacífico sur mexicano.

Actualmente, la perturbación tropical 95-E se ubica cercano al Golfo de Tehuantepec, y evolucionaría a ciclón (depresión tropical) este jueves al sur de Oaxaca, mostrando una rápida intensificación a tormenta tropical mañana mismo o el viernes cuando estaría frente a costas de Guerrero-Michoacán. Algunos modelos indican que podría alcanzar la categoría de huracán, pero, por ahora, estando alejado de costas mexicanas. No obstante, debemos esperar a que el ciclón se forme para tener información más certera y dónde podría afectar, directa o indirectamente.

Posibles trayectorias del ciclón

Las recientes actualizaciones indican que Enrique (en caso de alcanzar categoría de tormenta así se llamaría), tendría un movimiento oeste-noroeste o noroeste, paralelo a costas de del sur de la República entre jueves y domingo mientras la intensidad de sus vientos aumenta. Los modelos ECMWF y GFS se han acoplado en indicar dicho movimiento; su extensa circulación transportará humedad con lluvias/tormentas torrenciales entre Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Colima y Jalisco con probables acumulados superiores a 150 mm. Hacia estados del centro, oriente y occidente también podrían dar precipitaciones localmente muy fuertes por las tardes-noches.

Se puede mencionar dos escenarios que resaltan al respecto, el primero (más probable) sería la trayectoria descrita, paralela a costas, pero lo suficientemente distante sin ingresar a tierra. La segunda, menos probable, es que se desplace sobre las costas de Michoacán-Jalisco hacia el fin de semana. Esto se definirá con el paso de los días, en cuanto el ciclón esté formado, pero toda la región centro-sur de México debe estar pendiente y extremar precaución ante precipitaciones importantes que favorezcan efectos negativos, incluyendo el Valle de México y alrededores.