La violencia doméstica ha estado presente desde hace mucho tiempo en México, pero con la llegada del Covid se ha visto en incremento ¿la pandemia afectó a la violencia doméstica?

De acuerdo con La Junta de Andalucía, la violencia domestica se produce entre miembros de un mismo circulo familiar que se conocen, teniendo víctimas tanto hombres como mujeres. Es la violencia ejercida por un agresor sobre los ascendientes, descendientes, hermanos o afines propios del cónyuge o conveniente, es decir a todos aquellos con los que se comparte el hogar.

De acuerdo con la base de estadística del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), México Social indicó que en 2019 fueron registradas 239, 219 carpetas de investigación iniciadas por delitos contra la familia. En el mes de marzo 2019 se realizaron 22,772 denuncias, comparando este mismo mes pero del año 2020 cuando ya iniciaba la pandemia, la cifra llegó a 23,214 casos.

Posteriormente, en el mes de mayo del 2020, la UNICEF lanzó un comunicado donde informa sobre el aumento en los niveles de estrés, inseguridad económica y alimentaria a causa del Covid-19 en México; parte de estos era debido al confinamiento, debido a esto, los niveles de violencia doméstica se vieron incrementados. Entre las denuncias se encontraban incidentes como acoso sexual, abuso, violaciones, violencia de pareja y violencia familiar, significando un aumento del 28% a comparación del mes de marzo. ¿Por qué incrementaron los niveles de violencia?

Seis meses después de que la pandemia fuera declarada, expertos de la Organización Mundial de Salud (OMS) y expertos de diferentes lugares del mundo advirtieron sobre los distintos problemas de salud mental que se estuvieron presentando durante el confinamiento. El 29% de los consultados comenzó a presentar problemas de ansiedad y un 35% problemas de depresión que antes no sufrían, esto debido a las nuevas estrategias de trabajo que se vieron en necesidad de implementar, así como la disminución de sueldos (y la perdida de trabajos).

Datos proporcionados por el IMSS y el INEGI declararon durante los meses de abril, mayo y junio, se perdieron más de 8 millones de trabajos en México, los mismos meses en los que se vio el incremento de casos de violencia doméstica. La Mente es Maravillosa confirma que la búsqueda de empleo eleva los niveles de estrés de manera significativa. Los riesgos que se obtienen al incrementar los niveles de estrés son de acuerdo con la compañía de salud Cigna:irritabilidad e ira, problemas de concentración, insomnio, depresión y ansiedad. Por lo que esto afecto significativamente en los hogares.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) comunicó que los salarios mensuales de dos terceras partes se vieron reducidos. Recordemos que a pesar de que los salarios se disminuyen, los precios de los bienes y servicios siguen siendo los mismos, por lo que durante este tiempo las personas se han visto en la necesidad de ajustar su estilo de vida que ya tenían establecido a uno más “controlado”.

Durante el primer bimestre de este año se acumularon 35 mil denuncias alrededor del país y la organización del Semáforo Delictivo señalo que el confinamiento continua incrementando el riesgo para que se comentan este tipo de delitos.

La disminución de los salarios, el encierro, las actividades y salidas que se declararon prohibidas que eran la escapatoria o un respiro sobre la vida de las personas se vieron perdidas. Esto repercutió directamente en el estrés de las personas, elevando sus niveles de ansiedad e incrementando la violencia doméstica de manera consciente o “inconsciente”. La falta de trabajos y niveles de estrés aún continuan.