El uso del cubrebocas al aire libre ya no será obligatoria en Francia a partir del jueves, salvo en ciertas circunstancias como los encuentros entre mucha gente, los lugares muy concurridos o los estadios, anunció este miércoles el primer ministro francés Jean Castex.

Castex declaró además el levantamiento el próximo domingo 20 de junio del toque de queda, en vigor desde las 23:00 horas, actualmente.

“Estas decisiones se tomaron porque la situación sanitaria mejora más rápido de lo que habíamos previsto”, explicó el primer ministro, tras una reunión del Consejo de Defensa y del consejo de ministros.

Castex dijo que la vida en Francia por fin estaba comenzando a volver a la normalidad, días después de que se permitió que los restaurantes, bares y cafés reabrieran bajo techo por primera vez en siete meses.

Los nuevos casos de Covid-19 llegaron a tres mil 200 el martes, el nivel más bajo desde agosto de 2020.

Castex remarcó que la presión sobre los hospitales había disminuido significativamente. El número de personas en unidades de cuidados intensivos se redujo en 116 el martes, según datos del Ministerio de Salud.

Los expertos en salud franceses dicen que la pandemia se puede considerar bajo control si la tasa es inferior a cinco mil