El Congreso de Sinaloa votó por unanimidad a favor del matrimonio igualitario en una sesión histórica en la que no se discutió el dictamen después de que todas las exposiciones en tribuna fueron a favor de la figura.

En junio de 2019, el legislativo local aprobó el dictamen correspondiente para permitir el matrimonio de personas del mismo sexo. En esa sesión, se votó la reforma de los artículos 40 y 165 del código civil del estado. No obstante, en los tribunales federales se presentó un amparo para que la nueva normatividad no fuera publicada en el Diario Oficial de la Federación.

En tribunales, el asunto dio un giro y el 13 de junio pasado, el Poder Judicial de la Federación le ordenó al congreso sinaloense debatir de nuevo el mismo dictamen con la consideración de que votar en contra vulneraría los derechos humanos de las personas de la comunidad LGBT.

Antes que Sinaloa otros estados han realizado reformas para permitir el matrimonio igualitario. El caso de Yucatán fue particular por la forma en la que se votó.

El 10 de abril de 2019, legisladores votaban en secreto la iniciativa para abrir paso a los matrimonios igualitarios en Yucatán. Uno a uno pasaban a colocar la papeleta con su voto en una pequeña urna ante los abucheos y aplausos de los opositores e impulsores de las reformas a la Constitución local. La votación final, señalaba el presidente del Congreso Enrique Castillo Ruz, quedaba así: 15 votos a favor y 9 en contra.

Pero se trataba de un error, el resultado real era 9 votos a favor y 15 en contra, con lo que los legisladores cerraban al puerta a la iniciativa que fue antecedida por amparos ante Tribunales y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), así como por otras tres iniciativas que no llegaron a ser discutidas.