Los líderes del G7 se comprometerán a distribuir mil millones de dosis de vacunas contra COVID-19 a los países pobres, con el objetivo de “poner fin a la pandemia” en 2022, anunció el jueves el gobierno británico.

Reunidos del viernes al domingo en el suroeste de Inglaterra, “los líderes mundiales deben anunciar que proporcionarán al menos mil millones de dosis de vacunas contra el coronavirus, compartiéndolas y financiándolas”, afirmó el Reino Unido, que tiene la presidencia rotatoria del grupo.

Por su parte, Londres donará 100 millones de dosis sobrantes de varios laboratorios gracias al avance de su programa de vacunación, que ya ha aplicado casi 70 millones de inyecciones.

Estados Unidos ya se ha comprometido a proporcionar 500 millones de vacunas de Pfizer/BioNTech, que incluyen 200 millones este año, y el presidente francés Emmanuel Macron pidió a las empresas farmacéuticas que donen a países desfavorecidos el 10% de las dosis vendidas.

La presidencia británica del G7 también quiere pedir a los grandes laboratorios que proporcionen vacunas a precio de coste durante toda la pandemia, siguiendo el ejemplo de AstraZeneca/Oxford.

En mayo, Pfizer/BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson se comprometieron a suministrar 3.500 millones de dosis a precio de coste o con descuento a los países más pobres en 2021 y 2022, incluyendo 1.300 millones este año.