La Flota del Norte de Rusia ha comenzado unos ejercicios a gran escala llamados a proteger las fronteras de Rusia en el Ártico, informa el servicio de prensa de la Armada.

Los ejercicios de la Marina rusa se llevan a cabo en paralelo a las maniobras aéreas Arctic Challenge 2021, iniciadas en vísperas en el norte de Europa con la participación de países de la OTAN.

Se trata de simulacros de combate a dos bandos en el curso de los cuales la Flota del Norte organizó tres grupos de naves antisubmarinas, conformados por 20 buques de superficie y submarinos.

“Los aviones antisubmarinos realizarán varias misiones desde bases costeras, mientras que los helicópteros antisubmarinos navales Ka-27 se harán cargo de la búsqueda de submarinos, despegando de la cubierta del gran buque antisubmarino Severomorsk”, reza el comunicado. 

En ciertas etapas del ejercicio, estas agrupaciones de búsqueda y ataque de barcos interactuarán con la aviación antisubmarina de la Flota del Norte.

    “Los grupos de buques de búsqueda y ataque se oponen a los submarinos de la Flota del Norte, cuyas tripulaciones tienen la tarea de acercarse sin ser detectados a la distancia del lanzamiento de torpedos y lanzar un ataque a la agrupación naval del enemigo simulado”, sostuvo.

Ejercicios Arctic Challenge

Los simulacros Arctic Challenge se llevan a cabo una vez cada dos años bajo los auspicios de la Cooperación de Defensa Nórdica (NORDEFCO), establecida en noviembre del 2009 por Dinamarca, Islandia y Noruega (todos miembros de la OTAN), así como por Finlandia y Suecia.

La edición de Arctic Challenge de este año, que comenzó este 7 de junio y durará hasta el 18 de junio, es organizada por Suecia, Noruega y Finlandia.

Además de los tres países anfitriones, en el simulacro participan las fuerzas aéreas de Gran Bretaña, Alemania, Dinamarca, Países Bajos y Estados Unidos.

Los aviones operan desde cuatro bases aéreas: Bodo y Erland en Noruega, Lulea en Suecia y Rovaniemi en Finlandia.