En EU, un estudiante de secundaria, de nombre Ever López, decidió acudir a su ceremonia de graduación portando una bandera de México sobre su espalda, encima de su toga.

El joven dijo que de esta forma deseaba honrar la cultura de sus padres, que dejaron México para darle un futuro mejor en Estados Unidos.

Pero la directora de su escuela no vio con buenos ojos este acto y en plena ceremonia de graduación, le negó su diploma al estudiante.

Sin embargo, propició que, elementos de la Policía escoltaran a Ever López junto con su familia afuera de las instalaciones de la secundaria.

Los hechos sucedieron el pasado jueves 3 de junio en la escuela secundaria Asheboro, de Carolina del Norte.

Cuando escuchó su nombre por los altavoces, Ever López subió al escenario, listo para recibir su diploma.

Pero grande fue su desilusión cuando la directora, Penny Crooks, le negó su diploma, dándole unas indicaciones en voz baja y pidiéndole que dejara el escenario.

De acuerdo a medio local, el estudiante dijo que la directora le reclamó por ser una distracción en la ceremonia de graduación.

Pero más tarde, las escuelas de la ciudad de Asheboro emitieron un comunicado con otro argumento. señalaron que Ever López incumplió el código de vestimenta.

“El meollo del problema es el hecho de que el estudiante no siguió el código de vestimenta establecido para el evento y restó importancia y solemnidad a la ceremonia”

El código de vestimenta no prohibía usar banderas sobre las togas de los estudiantes.

El comunicado aseguró que le fue negado su diploma a Ever López no por la bandera de México, pues otros estudiantes tenían banderas en sus birretes y no fueron castigados.

Previo a la ceremonia de graduación, la directora Penny Crooks envió a los estudiantes un correo electrónico detallando el el código de vestimenta.

Los estudiantes varones, según se indicó, debían usar camisa y pantalones de vestir y las alumnas vestido, falda o pantalones de vestir.

Pero el correo no mencionó que las banderas fueran una vestimenta prohibida y tampoco se prohibía a los estudiantes usar algo sobre sus togas.

Al terminar la ceremonia, Ever López dijo al medio local The Courier-Tribune que él y sus padres fueron llamados a la oficina de la directora.

Penny Crooks les dijo que les daría el diploma si el estudiante se disculpaba, pero la respuesta de Ever López no fue la que esperaba:

“No me disculpo por nada. Eres tú quien debería disculparse. Tú eres la que está haciendo mal”

“No es justo. Eso es algo para los racistas“

Hasta el momento Ever López sigue sin recibir su diploma. La escuela ha ofrecido realizar una nueva reunión, pero la mamá del estudiante pidió tiempo para buscar un traductor.

Esto porque si bien entiende el inglés, no lo domina a la perfección y quiere entender perfectamente lo que le digan.

En tanto, un grupo de al menos 30 personas que atestiguaron los hechos y se informaron, acudieron a la secundaria para protestar, exigiendo que liberen el diploma de Ever López.

Los hechos también han originado gran movimiento en redes sociales e incluso una petición en change.org donde se exige a la escuela que entregue el diploma.

Aunque Ever López se encuentra indignado por la situación, se dice agradecido por el respaldo que ha recibido:

“Ahora siento alegría porque todos me apoyan”