• Los restos fueron encontrados en el sitio de lo que alguna vez fue un internado para niños indígenas.

Un médico forense localizó los restos de 215 niños enterrados en un antiguo internado en Kamloops, Columbia Británica, Canadá. El edificio fue construido hace más de cien años, con el objetivo de integrar a los menores de pueblos aborígenes a la sociedad canadiense de la época.

El descubrimiento se llevó a cabo usando un georradar en el lugar. La comunidad aborigen Tk’emlups te Secwepemc declaró en un comunicado que las muertes de los menores nunca fueron registradas, por lo que se desconoce cómo perdieron la vida, así como la fecha de fallecimiento, sólo se denunciaron algunas desapariciones en la comunidad.

Cabe señalar que el internado fue gestionado por la iglesia católica junto con 139 más que se crearon a finales del siglo XIX.

De igual forma aproximadamente 150 mil menores amerindios, mestizos e inuit fueron reclutados a la fuerza en estas escuelas, donde se les desterró de sus familias y no se les permitía hablar su idioma o manifestar su cultura, además de sufrir maltratos y abusos.