En Guadalajara Jalisco, un grupo de jóvenes crearon un cubrebocas transparente e inclusivo con el cual las personas sordomudas pueden seguir en contacto sin la necesidad de tener que pedir que se quiten el cubrebocas.

“Brankia” una mascarilla transparente que ayuda a las personas sordomudas para que puedan leer los labios y no tener que exponerse a los aerosoles de otras personas, previniendo casos de coronavirus.

Fue desarrollado por el investigador del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), de la Universidad Jesuita de Guadalajara,  Miguel Huerta y los estudiantes César Velarde, Michelle González, Oliver Mederos, Pau Ramírez y Andrea Zúñiga.

Esta fue creada con materiales como  PVC flexible, cuenta con dos portafiltros y dos bandas elásticas para que puedas ponértelo y es completamente reutilizable al ser un producto lavable con champú de bebé.

El paquete que incluye un cubrebocas transparente Brankia, dos portafiltros, tres pares de filtros y dos bandas elásticas tiene un precio de 99.50 pesos mexicanos; los paquetes con cinco pares de filtros cuestan 49.50 pesos mx cada uno y se recomienda  cambiar los filtros cada 72 horas para que filtren adecuadamente.