Los alpinistas profesionales de Islandia, llegaron a la cima del Monte Everest, pese a ser positivos a Covid-19.

Luego de que se informó que ambos alpinistas comenzaron a sufrir síntomas durante el descenso de la montaña. La reacción de las organizaciones sanitarias internacional, fue negativa ya que esto demostraría “las fallas” en el protocolo de seguridad dirigido a los visitantes.

Aunque los alpinistas manifestaron síntomas de Covid-19 durante el descenso; la prueba había sido ‘negativa’

Tras 67 días de ascenso, los alpinistas Sigurdur Sveinsson y Heimir Hallgrímsson llegaron a la cima del Monte Everest, a 8 mil 849 metros de altura.

Durante ese transcurso de tiempo, ellos no notaron deterioro en su salud ni complicaciones médicas.

Además, la prueba de detección de Covid-19 realizada previamente, había dado resultados ‘negativos’.

Sin embargo, cuando comenzó el descenso de la montaña, los alpinistas manifestaron síntomas claros de Covid-19.

“En ese momento y en ese lugar había cero posibilidades de someterse a un test. En el descenso, comenzamos los dos a sentirnos muy cansados, a toser y a encontrarnos mal.”

A pesar del cansancio y las dificultades respiratorias cada vez más agravadas, Sigurdur y Heimir lograron bajar y llegar al primer campamento base.

Ahí, les realizaron una prueba más de detección; la cual, confirmó su contagio de coronavirus.

Pese a aumento de casos positivos de Covid-19, ascensos al Everest no se detienen

En las últimas semanas, se ha registrado un aumento de contagios de Covid-19 entre alpinistas extranjeros.

Incluso, han sido necesarias varias evacuaciones de emergencia para evitar la propagación del virus, y para que los enfermos reciban la atención médica tan pronto como sea posible.

No obstante, los organizadores de las expediciones al Everest continúan recibiendo visitantes.

El caso particular de estos dos alpinistas, generó incomodidad y alertas entre médicos y organizaciones de salud internacionales.

En más de una ocasión, han enviado solicitudes al gobierno de Nepal para “suspender temporalmente las actividades turísticas y deportivas en el Everest”.

Hasta el momento, ninguna de estas peticiones ha sido tomada en cuenta.