Sopa de letras – Marcelo Ebrard Casaubón

Analizando la firma del Licenciado Marcelo Ebrard Casaubón, Secretario de Relaciones Exteriores encontramos que en su afán de reafirmarse como hombre equilibrado vemos que emocionalmente dependiendo de la situación que este viviendo es su comportamiento, hombre que reconoce sus defectos y virtudes, espontáneo, sociable, con buena adaptación al medio.

De trato enigmático a pesar del contacto social prefiere la mesura y cautela guardando para el su más profundo sentir, mostrando ser una persona que no le mueve ese sentimiento.

De aspiraciones intelectuales, idealistas, incluso espirituales o místicas, cuyo valor está evidentemente en función del contexto, en ocasiones se exalta, con una superactividad psíquica, de imaginación desordenada, todo esto acompañado por el orgullo y la autoestima.

Hombre con necesidad de iniciativa en relación a su trabajo, entusiasta, vivaz y animado, optimista, con un índice muy evidente de extroversión, en ocasiones arrebatado, desordenado, agitado.

Persona tenaz, con coraje y sentido de disciplina, terco y obstinado, de pronto puede tener facetas combativas y vengativas, la falta de flexibilidad y hasta la dureza con las personas que lo rodean en su equipo de trabajo trae como consecuencia su carácter arrebatado.

Confirmando lo anterior expresa brusquedad, es arrebatado, de naturaleza fantasiosa, complicado y versátil; aunque es una persona equilibrada emocionalmente en su vida personal, en ocasiones en su trabajo tiene una búsqueda de equilibrio entre la intuición y la lógica, siempre va dirigido hacia una meta y en ocasiones decae porque no salen las cosas como el quiere provocándole inactividad.

Con un alto sentido de receptividad, vida instintiva, disposición para gozar el mundo, en ocasiones puede ser una persona más agitada que activa, impulsivo, exagerado, imprudente e irreflexivo que huye de sí y depende en gran medida de las circunstancias exteriores.

Con grandes dificultades para admitir autoridad, no le gusta sentirse dirigido pero acepta en buen principio las normas establecidas, aunque no esté de acuerdo respeta a sus superiores, pero no cede con facilidad a los deseos de éstos,  con gran capacidad de razonar en donde no incluye la visión intuitiva, ésta buena integración y adaptación le produce una mezcla de iniciativa y cautela es decir de intuición y discernimiento, de impulso creativo y sentido práctico, así como una buena armonía de carácter.

Con dote de mando y capacidad de realización, los obstáculos, dificultades o errores son resueltos sobre la marcha sin detener la acción, es muy independiente, poco dado a profesiones rutinarias y sedentarias, sabe dar la vuelta con habilidad a los contratiempos o situaciones de fracaso sin perder de vista el objetivo que quiere lograr.

En lo personal es de ideas románticas, como lo mencioné anteriormente optimista es decir se encuentra entre la gente que ama la vida, necesita contacto humano, vive  entre el deseo y la acción tiene un mayor interés hacía si mismo, una buena adaptabilidad, de apertura a la vida, hedonista, los apetitos del cuerpo rigen su comportamiento, sin reglas de conducta exterior, tiene un juego armónico entre las apetencias biológicas y las funciones psíquicas y mentales, los deseos normales los sentimientos y la reflexión sus mayores virtudes como pareja, no sufre censura ni crítica inhibidora de su Super Yo dominante.

En grafología la firma sirve para algo más que para identificar, expresa tu individualidad y tu creatividad, es un modo expresivo y único, definitivamente Marcelo Ebrard denota que no soporta las contrariedades u oposiciones a sus deseos, que rompe fácilmente con su entorno por su afán de dominio, el exclusivismo, la ambición y el egoísmo son sus notas clave, de ahí que ya no sabemos si tenemos Canciller o que aparentando ser un simple florero de su mesías, va paso a paso como se lo dictan para no perder su objetivo y que aunque se puso a disposición de las autoridades para esclarecer el “accidente” que es sabido por todos que fue negligencia de la Línea Dorada, tranquilamente continua con su vida siempre protegido y haciendo que hace y nada que hace, creyendo que porque va a “conseguir” vacunas ya es “misión cumplida”, lo que no toma en cuenta es que los mexicanos ya no olvidamos ni perdonamos tan fácil y que tenemos muy presente que por  “ahorrar” y transferir dinero para la campaña de su jefe en la construcción  de la línea 12 del Metro, nos faltan 26 y gracias a todo esto entre otras tantas y tantas irregularidades quizá sea el principio del fin de ya saben quién…