Cualquier persona que tenga o haya tenido alguna vez un gato sabe que estos felinos domesticados aman las cajas. Un innovador estudio sugiere que los gatos son atraídos de igual manera por las siluetas cuadradas, dejándose engañar por las ilusiones ópticas.

Todo es una simple ilusión

Mediante simples ejercicios de observación todos podemos confirmar que a los gatos les encanta jugar con cajas, meterse y dormir en ellas. Con un poco más de información, sabremos que no son los únicos felinos atraídos por estos objetos. En el santuario de animales Big Cat Rescue, de Florida, se demostró que los grandes felinos no domesticados, como leones, tigres, linces y leopardos, tienen la misma debilidad.

La Dra. Gabriella Smith, experta en cognición animal del Thinking Dog Center del Hunter College en Nueva York, había asistido a una conferencia sobre cómo los perros reaccionaban a ilusiones visuales. De regreso a casa, mientras jugaba con el gato de su compañera, se preguntó si la tendencia de los gatos a sentarse en cuadrados en el suelo se extendería también a cuadrados ilusorios.

Tanto Smith como su equipo empezaron un estudio en el que usaron la famosa Ilusión de Kanisza. Se denomina así a una ilusión óptica descrita originalmente por Gaetano Kanisza en 1957. En ella, el espectador reconoce un triangulo blanco que en realidad no está presente. En este caso, los investigadores necesitaron no tres, sino cuatro formas de «Pac-Man»

Triangulo Kanizsa

El trabajo realizado por el equipo de Smith no solo contactó a 560 dueños de gatos por Twitter, además los hizo participantes activos del estudio, lo que se conoce como Ciencia Ciudadana. Dicho recurso de investigación es bastante útil en este caso, pues los gatos se comportan de manera más natural en sus ambientes familiares.

Entre Pac Man y cuadrados

Los dueños voluntarios tuvieron que realizar el experimento en casa durante 6 días. Utilizaron papel, tijeras y reglas para crear siluetas cuadradas y las formas de Pac-Man, dando como resultado la ilusión del cuadrado, en el suelo de una habitación, sin la presencia de los gatos. En otro costado, debieron colocar los Pac-Man en sentido opuesto, de modo que visualmente no se detecte la forma cuadrada. Acto seguido, los dueños dejaron entrar a los gatos a la habitación y tuvieron que verificar y contar las formas en que se sentaron por más de 3 segundos durante los primeros 5 minutos luego de entrar a la habitación.

 

 

De los 560, solo 30 dueños y sus gatos pudieron terminar el experimento de seis días. Solo 9 gatos hicieron por lo menos una elección durante el experimento. Los expertos revelaron que los felinos escogieron el cuadrado ilusorio 7 veces, y 8 veces los cuadrados reales. Según ellos, los resultados indican que los gatos son también susceptibles a la ilusión óptica, como lo somos los humanos.

Esto nos dice mucho de la evolución de la visión felina, sobre todo de la sensibilidad a los contornos y cómo se compara con los humanos y otros animales. Aunque este experimento no explica por qué a los gatos, sin importar su tamaño, les gustan las cajas o cestas. Smith sugiere que capaz es por el instinto de causar una emboscada a su presa; sin embargo, más estudios deberán realizarse para confirmar esa hipótesis.

La investigación fue publicada en Applied Animal Behaviour y con información de Robotitus.