Elon Musk ha anunciado que Tesla, su compañía de vehículos eléctricos, ya no acepta bitcoins como medio de pago por su preocupación por el medio ambiente, ya que las minas de bitcoins consumen mucha electricidad.

Por lo cuál la compañía ha suspendido las compras de automóviles con bitcoins. “Nos preocupa el uso cada vez mayor de combustibles ricos en carbono para extraer bitcoins, especialmente carbón, que tiene las peores emisiones (gases de efecto invernadero) del mundo. Todos los combustibles “, tuiteó el caprichoso multimillonario. A finales de marzo, su tweet “Ahora puedes comprar un Tesla en bitcoin” había hecho subir el precio de la moneda virtual.

El anuncio de Musk se produce apenas tres meses después de que la compañía revelase que había invertido 1.500 millones de dólares (1.747 millones de euros) en bitcoin para gozar de “más flexibilidad” y “diversificar y maximizar” el retorno del efectivo no sea necesario para mantener una liquidez operativa adecuada.

La reacción del bitcoin al comentario del empresario fue inmediata, cerrando la sesión del miércoles en 49.150,4 dólares, alrededor de un 15% por debajo del máximo de 57.939 dólares que había llegado a alcanzar durante la jornada.

De este modo, en las primeras horas de negociación este jueves, la criptomoneda lograba recuperar la cota de los 50.000 dólares, tras haber comenzado la sesión en 46.980 dólares.

Bitcóin y las criptomonedas consumen más energía que países enteros
Su empresa había invertido 1.500 millones de dólares en bitcoins a principios de año. Al final del primer trimestre, su cartera de criptomonedas valía 248.000 millones de dólares, según un documento de acciones publicado a fines de abril. Pero Elon Musk, que muestra regularmente sus ambiciones en términos de protección ambiental, parece haber cambiado de opinión.

La revista científica ‘Nature‘ publicó un estudio la semana pasada que muestra que las minas de bitcoins de China, que alimentan casi el 80% del comercio mundial de criptomonedas, corren el riesgo de poner en peligro los objetivos climáticos del país. Estos sitios llenos de computadoras realizan cálculos matemáticos que hacen posible la creación de bitcoins. Consumen enormes cantidades de electricidad, en parte extraída de las centrales eléctricas de carbón. Según el estudio de Nature, si no se controlan, las minas informáticas chinas producirán 130,50 millones de toneladas métricas de emisiones de dióxido de carbono para 2024, o cerca de las emisiones anuales totales de gases de efecto invernadero de Italia o Arabia Saudita.

“La criptomoneda es una buena idea en muchos niveles y creemos que tiene un futuro brillante, pero eso no tiene por qué comprometer el medio ambiente”, dijo Elon Musk. “Tesla no venderá bitcoins y lo usaremos para transacciones tan pronto como las minas estén alimentadas por energía más sostenible”, agregó.

Este anuncio sorpresa es un revés para la criptomoneda. Desde principios de año, la adopción de bitcoin por Tesla, Mastercard y otras grandes empresas ha llevado la moneda a niveles sin precedentes en 2021. Bitcoin cotizaba alrededor de 52.500 dólares el miércoles por la noche, pero recientemente superó los 60.000.