Un grupo de casi 100 jóvenes realizaron una marcha de la estación Periférico Oriente a la zona donde se desplomó el tramo elevado de la Línea 12 del Metro.

Tras el desplomé del vagón del metro, al grito de “No fue un accidente, fue el Estado” y “La Negligencia y la Corrupción no son Accidentes”, y algunas mantas y consignas, los manifestantes llegaron al cerco instalado por elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSC) que les impide avanzar sobre la avenida Tláhuac, a la altura de la estación Olivos.

Asimismo, habitantes de Tláhuac manifestaron su rechazo ante los dichos de las autoridades capitalinas que previo al siniestro no hallaron ninguna falla en el tramo elevado de la Línea 12.

Por ello, molestos y ubicados en una plaza comercial que da frente al lugar siniestrado, señalaron que sí había fallas en este tramo del Metro, y que cada día eran más notorias.

A esto se suma, la situación con el Sindicato Mexicano de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo Metro, el cual informó que la próxima semana suspenderán labores en todo el sistema, dado el riesgo con que circulan los trenes en las 12 líneas del Metro y podría ocurrir una desgracia mayor.

Lo cual se confirmó por el líder de dicho gremio, Jesús Urban, al advertir que no quedarán conformes con el cese de la directora general del Metro, Florencia Serranía Soto, “sino que le finquen .responsabilidad penal y administrativa, porque es la principal responsable de esta desgracia”, sostuvo.

Acompañado de Héctor Homero Zavala Zavala, secretario del Trabajo, y el arquitecto Jorge de la Rosa Pérez, integrante del área de Obras y Mantenimiento, coincidieron: “El Gobierno capitalino debe entender que en este momento todo el sistema está en riesgo, principalmente las líneas B, 5 y 9, donde podría ocurrir una desgracia mayor a la ocurrida anoche”, señalaron.

Jesús Urban, también jefe de estación de la Línea 12, aseveró que, desde hace seis meses, “y desde antes”, reportaron daños de estructura justamente en el punto donde ocurrieron los hechos, “pero no hicieron caso. Ese reporte se hizo diario, como en otras zonas de la misma Línea Dorada, la Línea B, Línea 5 y la 9”.