Después de la entrega del cuarto episodio de la bioserie de Luis Miguel, las polémicas que rodean a las vivencias del cantante no se hacen esperar en redes. Tan pronto salió el nuevo capítulo, las reacciones por parte de Stephanie Salas, expareja del cantante aparecieron en redes sociales para cuestionar su paternidad.

“Mejor cuéntame una de Pinocho”, escribió la actriz en Instagram. Y aunque no fue un mensaje elaborado, para sus seguidores tuvo mucho significado, tomaron la publicación como una indirecta. Pues al finalizar el episodio todos fueron al perfil de actriz, “A mí también me pareció como de Pinocho, pero rescato toda la importancia que tiene su hija. igual ustedes son unas reinas y fin”, escribió una de las seguidoras de Salas en publicación.

En Instagram, los usuarios reconocieron que una versión de los hechos muy importante respecto a la relación padre e hija entre Luis Miguel y su hija Michelle Salas, es la de su madre, por ello pidieron que esta diera a conocer si lo relatado en la producción de Netflix era verídica. “¿Pinocho porque era el cuento o puro cuento con el Pinocho? ¡Ojalá así haya sido con Michelle!”, expresó otra fanática.

Hubo otros usuarios que señalaron la adaptación como una versión exagerada de la vida del intérprete. “No creo nada, lo de este capítulo. No creo que Stephanie le haya dejado a Luis Miguel la nena un fin de semana. Me parece que nos están verseando”, se puede leer otra reacción por parte de un seguidor.

Este episodio relata el momento en que Michelle Salas se mudó a vivir con su papá; sin embargo, el suceso en la vida real ocurrió de una forma muy diferente a lo que se puede ver en pantalla.

Y es que la línea argumental del proyecto y sus escenas con saltos en el tiempo, han ocasionado que desaparezcan ciertos aspectos en la vida personal del “Sol de México”, siendo el caso de su relación con Michelle uno de los aspectos que han sido modificados.

Y aunque la serie dejó fuera a “la Chule”, para el punto en que Luis Miguel recibe a su hija en casa para vivir con él, ya se encontraba formado una familia con Arámbula e incluso ya tenían a Miguelito, el primer hijo de esa relación.

Fue así que la modelo e influencer en realidad no se fue a vivir con su papá, sino que lo hizo con toda la familia, reconectado con el artista como padre e hija. Esta versión de la historia ha hecho que los fanáticos se muestren indiferentes a futuras entregas de dicha temporada, pues las modificaciones son demasiado notorias para los que han seguido la trayectoria del cantante.

Y es que, el intérprete de “La chica del bikini azul” dejó de ver y buscar a su hija cuando tenía apenas seis años, dejándole la custodia a Stephanie Salas, a quien en varias ocasiones el público se ha referido a ella con admiración por haber sacado adelante a su hija como madre soltera.

Más adelante cuando Michelle tuvo 16 años, por fin reveló lo que se había rumorado por años y confirmó que en efecto es hija del “Sol”. Así lo dijo para la revista Quien: “Ya no quiero que me compadezcan por ser la hija no reconocida de Luis Miguel cuando él sabe que existo”, expresó para dicha revista.