El Senado aprobó con 90 votos a favor, 1 en contra y 23 abstenciones el dictamen que modifica la Ley Reglamentaria del Sistema Ferroviario, que tiene como finalidad reducir de 50 a 30 años las concesiones y prevé multas por el equivalente de hasta 10% de los ingresos del concesionario, asignatario o permisionario.

“Las concesiones se otorgarán hasta por un plazo de 30 años, y podrán ser prorrogadas, en una o varias ocasiones, hasta por un plazo que en total no exceda de 30 años”, se menciona en el dictamen aprobado.

Lo anterior si el concesionario realizó el mejoramiento de las instalaciones

y la calidad de los servicios prestados durante la vigencia de la concesión, de acuerdo con las verificaciones sistemáticas practicadas conforme a los

indicadores de eficiencia, seguridad y los demás que se determinen en los reglamentos respectivos y demás disposiciones aplicables.

También, señala que los concesionarios y permisionarios estarán impedidos a negar el servicio público de transporte ferroviario de carga a cualquier usuario que se los solicite y no deberán realizar actos que resulten discriminatorios en contra de algún usuario o concesionario.

Se menciona que cuando se preste servicio público de transporte ferroviario sin la concesión respectiva o sin mantener las vías férreas en buen estado operativo, se multe con el equivalente de 5% y hasta 10% de los ingresos del concesionario, asignatario o permisionario.

El dictamen argumenta que en México 95% de la industria ferroviaria descansa en un consorcio y una empresa, lo que, en otros sectores económicos, diferentes a los relacionados a concesiones, implicaría la existencia de duopolios en el mercado nacional.

La minuta fue enviada a la Cámara de Diputados.