Para celebrar el 31 aniversario de su lanzamiento, el telescopio espacial Hubble de la NASA capturó una gigante estrella al borde de su destrucción. Su nombre es AG Carinae, y es una de las más brillantes de nuestra galaxia. Las imágenes tomadas son verdaderamente espectaculares.

La estrella AG Carinae se encuentra rodeada por un halo brillante y en expansión de gas y polvo. Esta capa de expansión tiene aproximadamente cinco años luz de ancho. El astro está librando un tira y afloja entre la gravedad y la radiación para evitar la autodestrucción.

La enorme estructura se formó hace unos 10.000 años con una o más erupciones gigantes. Su capas exteriores se hundieron en el espacio y el material expulsado es aproximadamente diez veces la masa de nuestro Sol.

Estos estallidos son la existencia común de una rara variedad de estrellas llamada variable azul luminosa, las cuales son las estrellas más masivas y brillantes que se conocen. Viven durante 2 o 3 millones de años, en comparación con una vida útil de alrededor de 10 mil millones de años de nuestro Sol.

AG Carinae tiene unos pocos millones de años y vive a 20.000 años luz de distancia dentro de nuestra galaxia. Se estima que es hasta 70 veces más masiva que nuestra estrella y posee un brillo de un millón de soles. Como otras variables azules luminosas, AG Carinae permanece inestable y ha experimentado estallidos menores no tan poderosos como los que crearon la actual nebulosa.

“Me gusta estudiar este tipo de estrellas porque me fascina su inestabilidad”, comenta la astrónoma Kerstin Weis, de la Universidad del Ruhr en Alemania. “Están haciendo algo extraño”.

Como estrella supercaliente, AG Carinae continúa emitiendo una radiación abrasadora y un poderoso viento estelar, viajando a una velocidad de hasta 1,081.000 kilómetros por hora. Con el tiempo, el viento caliente alcanza el material expulsado más frío, lo golpea y lo aleja más de la estrella. Este efecto de “quitanieves” ha despejado una cavidad alrededor de la estrella.

El material rojo es gas hidrógeno incandescente mezclado con gas nitrógeno. El azul especifica estructuras filamentosas con forma de renacuajos y burbujas torcidas. Estas estructuras son masas de polvo iluminadas por la luz reflejada de la estrella.

Las características en forma de renacuajo, más prominentes a la izquierda y al fondo, son acumulaciones de polvo más densas que el viento estelar ha esculpido. La visión nítida del Hubble revela a dichas estructuras de aspecto delicado con gran detalle.

Este abril, Hubble celebró su 31 aniversario. Lanzado el 24 de abril de 1990, el importante telescopio espacial de la NASA ha realizado más de 1,5 millones de observaciones de unos 48.000 objetos celestes.