Una nueva terapia de insulina inyectable una vez a la semana demostró ser segura y tan efectiva como las inyecciones diarias de insulina y podría ayudar a mejorar el tedioso tratamiento contra la diabetes tipo 2 podría hacerse más llevadero. Los resultados de dos ensayos clínicos internacionales fueron publicados en Diabetes Care.

Iniciar y mantener el tratamiento con insulina sigue siendo un desafío para millones de pacientes en todo el mundo con diabetes tipo 2. El miedo a las inyecciones y las molestias de la terapia inyectable contribuyen a las barreras contra el inicio y la adherencia al tratamiento.

La efectividad y la seguridad del tratamiento continuo con insulina también dependen en gran medida de otros factores, como la precisión de las dosis, el tiempo y los objetivos glucémicos.

Los proveedores de atención médica creen que reducir la frecuencia de administración del tratamiento puede disminuir la renuencia a iniciar la terapia. Al mismo tiempo, mejoraría la adherencia a largo plazo, el control de glucosa y, en última instancia, el bienestar del paciente.

La insulina es un agente reductor de glucosa eficaz y es segura cuando se usa en la dosis correcta. No por algo la sustancia ha sido la base del tratamiento de la diabetes durante 100 años. Sin embargo, el tratamiento con insulina es oneroso, requiere inyecciones frecuentes y sigue teniendo cierto estigma

“El desarrollo de una insulina eficaz y segura que se pueda administrar una vez a la semana es un gran avance en este campo”, afirma Ildiko Lingvay, profesora en UT Southwestern.

Lingvay es la autora de los dos estudios. El primero involucró a 205 pacientes de siete países. El ensayo clínico consistió en un período de detección de 2 semanas, 16 semanas de tratamiento y un seguimiento de 5 semanas para evaluar 3 formas diferentes de ajustar y optimizar la dosis de insulina.

El segundo estudio incluyó a 154 pacientes de cinco países. Este ensayo siguió el mismo período de 23 semanas y evaluó los aspectos prácticos del uso de insulina. Los investigadores asimismo buscaron las mejores formas de pasar de un régimen diario a las nuevas inyecciones semanales de insulina.

Se determinó que comenzar con una primera dosis más alta, llamada dosis de carga, permitía a los pacientes alcanzar su objetivo de glucosa óptimo más rápido. El equipo había buscado precisar qué dosis presentaba el mejor equilibrio entre reducir eficazmente la glucosa mientras minimizaba los eventos de glucosa baja.

“Los dos estudios sirvieron como peldaños para un inmenso programa de ensayos clínicos de fase 3, actualmente en curso”, aseguró Lingvay. El programa está diseñado para evaluar la eficacia de la insulina una vez a la semana en pacientes con diabetes tipo 1 o 2.

Una insulina semanal es una colosal mejora que disminuirá la carga del tratamiento para los pacientes y al mismo tiempo mejorará su cumplimiento. De igual forma, el tratamiento alivianará la carga de quienes cuidan a pacientes con diabetes que requieren insulina. El avance tecnológico es un gran aliado contra la diabetes.