Como se tenía pronosticado, después de las vacaciones de Semana Santa. Las autoridades tenían previsto que podrían incrementarse los casos de contagio por coronavirus, incluso al grado de llevarnos hasta una tercera ola de la enfermedad COVID-19 en México.

En un principio, eran pocos estados que mostraron una subida de niveles, para luego pasar a una decena y ahora, son hasta 16 los territorios que ya preocupan a las instancias de salud.

Al dar a conocer el informe sobre la situación de la pandemia en México desde Palacio Nacional, el director General de Epidemiología, José Luis Alomía Zegarra, informó que en los últimos días de la semana epidemiológica 14 se registró un incremento de dos puntos porcentuales en la curva epidémica con respecto a la semana 13; sin embargo, este 22 de abril el aumento fue de solo uno por ciento, aun cuando los casos activos y hospitalización se mantienen.

Lo anterior es resultado de que 16 entidades federativas muestran tendencia al alza del comportamiento de la enfermedad, sin que los resultados todavía representen un rebrote o tercera ola. No obstante, indicó el funcionario público, el número de estados fluctúa de un día a otro.

Las entidades que han experimentado este cambio en su curva epidémica son Baja California Sur, Coahuila, Colima, Chihuahua, Ciudad de México, Durango, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Nayarit, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora, Tamaulipas y Tlaxcala.

Por lo anterior y la llamada alerta temprana en México, el funcionario hizo un llamado a las autoridades locales para que tomen las medidas conducentes y no esperen a que la velocidad de transmisión de la enfermedad se encuentre en niveles altos.

“Si esto significa el inicio de un rebrote a nivel nacional, todavía es temprano para afirmarlo, pero lo estamos comunicando y evidenciando. Al tener esta señal temprana, si continuamos implementando las medidas de prevención o aprovechamos para reforzarlas, pues obviamente podremos ver control, y si se da en la mayoría o todas las entidades federativas, pues la curva pudiera nivelarse, alcanzar en las siguientes semanas una meseta o incluso volver a disminuir”, explicó Alomía sobre el futuro de la epidemia n México.