La migración crece y también los operativos, para detenerla

En febrero de 2019 fueron detenidos 36,687 migrantes, en el mismo mes de 2020, 100,441 y en marzo de 2021, 171,000, según las autoridades migratorias de Estados Unidos.

La migración se dispara por el incremento de la pobreza y la violencia en México, Guatemala, El Salvador, pero sobre todo Honduras. Y también por la expectativa que despierta la llegada del gobierno de Biden.

El presidente, para hacer frente a esta nueva crisis migratoria nombró a la vicepresidenta, Kamala Harris, para hacerse cargo de ella. Esta tarea implica trabajar de manera estrecha con las autoridades mexicanas y de los países centroamericanos que integran el Triángulo del Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras).

El gobierno de México en apoyo al estadounidense, como ocurre desde la presidencia de Trump, ha intensificado la detención de migrantes centroamericanos en la frontera sur y norte del país y también en las carreteras y aeropuertos.

Entre el 1 de enero y el 21 de marzo de 2021, las autoridades mexicanas detuvieron a 31,492 centroamericanos un 18% más con respecto al mismo periodo del año anterior.

Del total de estos arrestos en enero se realizaron 9,737, en febrero 12,148 y en los primeros 21 días de marzo 9,607, de acuerdo al INM.

Los hondureños suman 17,589, los guatemaltecos 9,422 y los salvadoreños 2,249. Las autoridades mexicanas en los primeros meses del año también han detenido a 2,124 migrantes de Bangladesh, Senegal, Mauritania, Nepal, Burkina Faso, Federación Rusa, Israel, Egipto, Sir Lanka, Turquía y Palestina.

De los arrestados en México 23,525 son hombres, 4,529 mujeres y 3,438 menores de edad, de ellos 2,141 acompañados y 1,297 que viajan solos.

La política migratoria de México cambió de manera dramática en el gobierno del presidente López Obrador que cedió a las amenazas del presidente Trump de imponer aranceles a las exportaciones mexicanas sino se detenía a los migrantes centroamericanos.

Expresión de esta política es que después de la llamada de la vicepresidenta de Estados Unidos, el presidente López Obrador dio instrucciones para reforzar con 10 mil elementos de la Guardia Nacional a los 27 mil que ya están en las fronteras del país, para detener a los migrantes.

De ser México un país de libre tránsito para los centroamericanos, política que se mantuvo por décadas, se pasó a una que impide su entrada y se les persigue, se les caza, ya dentro del territorio nacional.

 

Twitter: @RubenAguilar