La mayor migración de la historia

En el año fiscal 2021-2022, el gobierno de Estados Unidos estima detener a 2 millones 128,000 migrantes sin papeles que van a ingresar por su frontera sur.

Se estima serán 1 millón 100 mil de adultos solteros (51.6%) 825 mil personas en unidades familiares (39%) y 200 mil menores no acompañados (9.4%).

En el año fiscal de 2019 se detuvieron a 900 mil migrantes y en 2020, ya con la pandemia, a 400 mil. En 2021, de cumplirse las proyecciones implicaría un aumento de 400 por ciento.

Para dimensionar el problema cabe señalar que 2006 fue el último año que superó el millón de migrantes sin papeles. Antes, en 1986 se detuvo a 1 millón 690 mil migrantes y en 2000 a 1 millón 670 mil.

El aumento de los migrantes que cruzan hacia Estados Unidos, tiene lugar a pesar de la militarización de las fronteras sur y norte de México.

El número de las detenciones ha crecido conforme avanza el año fiscal. En enero fueron 78,442 las detenciones, en febrero 100,441 y en marzo 171 mil.

Un reporte de The Washington Post calcula que ingresan diariamente a Estados Unidos mil migrantes que “escapan” a la Patrulla Fronteriza.

De ser así al año ingresaría al territorio estadounidense 365 mil migrantes sin papeles. No se ofrece el número de cuántos de estos después son arrestados y deportados y cuántos se quedan.

El aumento de los migrantes se explica por la crisis económica estructural en la región centroamericana y México y también por el crecimiento en los niveles de violencia.

A estas crisis se agregan los efectos de la pandemia en las economías de la región que ha elevado, de manera dramática, el número de los pobres y desempleados.

Mientras permanezcan estas condiciones o se agraven, la migración seguirá creciendo. La administración del presidente Biden ha entendido esta situación.

Y ha planteado un proyecto con el propósito de modificar las causas de la migración en Honduras, Guatemala y El Salvador. Se contempla la inversión de 4 mil millones de dólares.

En el gobierno del presidente Vicente Fox se diseñó el Plan Puebla-Panamá con el mismo propósito, que estuvo a cargo de Florencio Salazar. La propuesta era buena, pero fracasó porque no se le inyectaron recursos.