El experto agricultor Dominique Biche, descubrió la manera de eliminar el problema que generaba un pequeño insecto en la producción de manzana y eliminar los agrotóxicos durante su cultivo.

En los huertos cercanos al campo de manzanas vivía una población de gallinas, las cuales disminuían el número de estos insectos del lugar. Esto les permitió notar que hacían un increíble trabajo en el control de plagas.

Las gallinas negras de Janzé, poseen las características perfectas para acabar con cualquier plaga. Son muy rápidas, de alas poderosas. En el primer plan piloto liberaron 80 gallinas en tres hectáreas, y compararon con otras en donde no tenían las gallinas.

Hace aproximadamente 4 años se llegó a tener solo una docena de estas gallinas en el Ecomuseo de Rennes. Estos animales son tan efectivos a la hora de controlar plagas que fácilmente se pueden medir con los químicos convencionales ya que la gallina tiene la versatilidad de saltar de tronco en tronco y recorrer los huertos en busca de insectos y gusanos que afectan las plantaciones.

Los insectos se redujeron en un 80% en las parcelas lo cual comprueba que este método natural es tan efectivo como el de los pesticidas y más saludables.

Biche, al comprobar que el método era efectivo tomó la decisión de aumentar el número de gallinas a 200. Son tan efectivas que solo se necesitan dejar una vez cada tres años en la parcela.

Tras ver el éxito que tenían las gallinas en el control de estos insectos en los cultivos de manzana, los expertos pensaron en tratar otros males como los avispones asiáticos que destruían también sus colmenas.

Las gallinas tienen la habilidad de volar y atrapar el avispón en pleno vuelo, también trepan los árboles lo que la hace la opción más versátil y natural en el control de plagas.