Naucalpan.- La panista Angélica Moya Marín,  asegura que no tiene cola que le pisen, ni tiene casas blancas ni cuentas en el extranjero,  que a Naucalpan le hace falta mucho amor, y que es mucho mejor ir acompañados que solos, “porque sin duda el PAN puede competir solo, pero también estamos en una dinámica en donde la coalición nacional se reflejó en un espejo a nivel local y en ese contexto había que estar a tono para dar buenos resultados electorales y gubernamentales”.

No tengo cola que me pisen, defectos sí, aseguró la precandidata de la coalición Va por el Estado de México “no hay casas blancas, no hay cuentas en el extranjero, mismo nivel de vida y no me interesa cambiar de estatus”.

Mi experiencia fuera de la presidencia ha sido seguridad pública y servicio público, así señalo, “lo mío es construir y siempre lo he dicho, no me desempolvaron para ponerme en el cargo, siempre he estado activa y trabajando, se hacer gobierno y política y vengo a ofrecer buenos resultados a Naucalpan, veo mi nuevo gobierno como un gobierno en la calle, con amor, mucho amor, creo que en la medida en que todos nos amemos sacaremos adelante a Naucalpan y ese es el gran tema, le falta a Naucalpan mucho amor entre naucalpenses y de los gobernantes a ellos”.

Hay que hacer muchas cosas, señaló la exalcaldesa, la primera es cercanía, voluntad, esa es la primera de ellas, no sólo de la presidencia, sino de todos los actores de primer nivel, porque los ciudadanos merecen respeto y solución de sus problemas, y hay una parte política que no podemos olvidar, “hay una coalición, intereses legítimos y hay que funcionar en favor de eso; sin embargo, me parece que la evaluación es fundamental”.

“En redes el candidato se expone más a la crítica, agregó, y éstas van a ser sumamente importantes, pero sin trabajo de tierra no se mantiene, yo no me voy a confrontar, las estructuras jugarán un papel importante”.