Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, fue apartada a un sillón lateral durante su encuentro con el presidente Recep Tayyip Erdogan, mientras él y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se sentaron en una silla en el centro, su molestia fue notoria en los vídeos oficiales difundidos del encuentro.

En el video se puede observar cómo los mandatarios Michel y Erdogan entran a la sala y toman asiento en las dos sillas presidiendo la escena, mientras ella se queda de pie.

Durante esta reunión, Von der Leyen aprovechó la conversación para “tener una larga y franca discusión sobre la retirada de Turquía del Convenio de Estambul”, un tratado para combatir la violencia machista, y tratar el asunto de los derechos de las mujeres.

“Las demandas de la UE se cumplieron durante la reunión que tuvo lugar en la oficina de nuestro presidente, punto final”, señaló en rueda de prensa el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, en referencia a esta polémica que ahora se conoce como el “sofagate“.

“Nuestro equipo de protocolo se reunió antes (con el equipo de la UE), y se cumplieron sus sugerencias y demandas”, aclaró Çavusoglu al explicar por qué Von der Leyen, fue sentada en un sofá lateral mientras Erdogan y Michel se sentaban en una silla el centro de la sala uno al lado del otro.

La explicación de Çavusoglu contradice la que dio un día antes el portavoz, Eric Mamer, al asegurar que Von der Leyen “debería haberse sentado exactamente en el mismo nivel” que Michel y Erdogan.

A demás explicó, que la distribución de asientos fue responsabilidad de Turquía y que la delegación de la Comisión no conocía este detalle de protocolo antes de que comenzase la reunión.

Por su parte Michel, escribió en su cuenta de Facebook:  “A pesar de un claro deseo de hacer lo correcto, la estricta interpretación de las reglas del protocolo por las autoridades turcas dio lugar a una situación angustiosa”.