Comenzó cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) no recomendaron el servicio tradicional de cena en los restaurantes y sugirieron opciones más favorables en la pandemia como la entrega a domicilio y la comida para llevar.

De repente, los restaurantes de costa a costa empacaban entradas, guarniciones y bebidas frías para una serie constante de personas que trabajaban desde casa o que pasaban en sus autos. Esos clientes deseaban salsas adicionales. Así que esos restaurantes tradicionales entraron en competencia directa con los lugares de comida rápida, que también habían cerrado sus comedores y aumentado sus pedidos de paquetes de salsa de tomate.

La demanda y los precios subieron, la oferta bajó.

Heinz, el mayor productor de salsa de tomate del país, se encuentra en el epicentro del problema y toma medidas para abordarlo. Hace apenas unos días, la compañía anunció «un aumento del 25% en la producción, para un total de 12.000 millones de sobres de salsa de tomate… al año».

«Hicimos inversiones estratégicas en manufactura al comienzo de la pandemia para mantenernos al día con el aumento en la demanda de paquetes de ketchup impulsada por las tendencias de entrega acelerada y comida para llevar; al mismo tiempo, también aceleramos la producción culinaria y enfocada en el futuro, innovaciones de empaque, así como planes de expansión de fabricación adicional”, dijo Steve Cornell, presidente de la unidad de negocio de especialidades y fuera del hogar de Kraft Heinz.

Esa es una forma larga de decir que el gigante del ketchup no quiere que nadie se quede con las manos vacías cuando buscan un poco de sabor a medida que la pandemia se desvanece.

En Colorado, hay aún más urgencia frente al Coors Field, donde Fuselier tiene su popular restaurante. De manera bastante inesperada, el juego de las Grandes Ligas de Béisbol All Star llegará a la ciudad en julio, prometiendo una ganancia inesperada después de un año difícil.

Está comprometido a mantenerse al día con la demanda de salsa de tomate, almacenando tanto como pueda. Con una sonrisa, dice: «Voy a ordenar ahora. No es broma. Tengo cien días».