Investigadores de Singapur conectaron plantas a electrodos capaces de detectar las bajas señales eléctricas que los vegetales emiten de forma natural.

La planta que fue empleada para el experimento fue una “dionea atrapamoscas”, la cual hace que cierre sus “mandíbulas”, formadas por dos lóbulos, cuando un teléfono inteligente emite una señal.

Luego unieron uno de los lóbulos a un brazo robótico para agarrar un alambre de medio milímetro y luego un objeto pequeño mientras caía.

La tecnología está en un desarrollo temprano, pero los investigadores creen que podría servir en el futuro a concebir “robots-plantas” las cuales podrían manipular objetos lo suficiente frágiles para los brazos rígidos de las máquinas.

“Estas especies de robots naturales podrían interrelacionarse con otros artificiales para crear sistemas híbridos”, señalo Chen Xiaodong, autor de un estudio publicado por la universidad Tecnológica Nanyang de Singapur.

De igual forma, el sistema también puede detectar las señales débiles emitidas por las plantas, lo cual permite a los agricultores obtener alertas en una fase inicial cuando esos seres estén enfermos.

“Vigilando las señales eléctricas de las plantas, podríamos ser capaces de detectar cuando piden socorro y anomalías”, declaro Chen.

Así mismo hace tiempo que los científicos conocen la existencia de las señales eléctricas emitidas por las plantas, pero su superficie irregular y blanda dificultaba la instalación de sensores.