El viceprimer ministro de Jordania, Ayman Safadi, ha acusado  este domingo al antiguo príncipe heredero Hamzah bin Hussein, hermanastro del actual rey Abdalá II, de conspirar con partes extranjeras para desestabilizar el país.

Safadi precisó que las autoridades investigaron durante algún tiempo al príncipe, quien se encuentra actualmente bajo arresto domiciliario  e interceptaron las comunicaciones entre él y partes extranjeras, cuyo objetivo era desestabilizar a Jordania.

 

En particular, indicó que una agencia de inteligencia extranjera se puso en contacto con la esposa del príncipe Hamzah para organizar un avión en el que la pareja pudiera abandonar Jordania.

Las investigaciones sacaron a la luz que estas actividades y movimientos habían llegado a una etapa que afectaba directamente a la seguridad y estabilidad del país, por lo que el monarca decidió que lo mejor era hablar directamente con el príncipe Hamzah” y tratar el asunto dentro de la familia, enfatizó el también ministro de Exteriores.

Safadi también precisó que entre 14 y 16 personas relacionadas con el caso fueron arrestadas, así como otros dos altos funcionarios cuyas detenciones habían sido confirmadas previamente.

Se trata de otro integrante de la familia real, Sharif Hassan bin Zaid, así como de Bassem Ibrahim Awadala, exjefe de la corte real y confidente del monarca, según la agencia estatal de noticias Petra.