Durante esta campaña de vacunación global, muchas personas por su desesperación de obtener el biológico y protegerse contra el SARS-CoV-2, han recurrido a la obtención de vacunas de dudosa procedencia.

Así mismo las restricciones que han puesto algunos países para entrar o salir de sus fronteras, la gente recurre a lugares no autorizados para poder obtener un pasaporte o certificado de vacuna.

En el caso del internet no es una excepción, pues dentro de la llamada “Red Oscura”, los precios de vacunas y pruebas falsas contra COVID oscilan entre 500 y 750 dólares, entre las supuestas “Vacunas” que se comercializan están la de las farmacéuticas AstraZeneca, Sinopharm, Johnson & Johnson, así como la vacuna rusa Sputnik V.

De igual forma los certificados falsos de vacunación, se comercializan en aproximadamente en US $150.

La red oscura o “Deep web” en una parte del internet que para acceder se necesita herramientas y navegadores de búsqueda específicos.

Los investigadores de la firma de ciberseguridad “Check Point” indican que los comerciantes parecen ser de Alemania, Reino Unido, Francia, Rusia, así como de Estados Unidos y al miemos tiempo algunos vendedores ofrecen servicio de entrega de un día para otro dentro del territorio estadounidense, así como entregas por paquetería para el resto del mundo.

Por otra parte, el exigir a los pasajeros el contar con un certificado de vacuna, ha provocado la proliferación de compra-venta de certificados falsos. Check Point encontró muchos vendedores de documentos falsificados, los cuales ofrecen una tarjeta de comprobante de vacunación por US$150, la cual debe de ser pagada mediante la famosa criptomoneda Bitcoin.

Ante esto la firma de ciberseguridad, exhortó a los países a la adopción de codificación QR con el objetivo de prevenir falsificaciones.