El génesis de la lucha libre está representado en las funciones “de pueblo”, donde se monta un cuadrilátero en medio de una calle y la población se encarga de inyectar su esencia. En la ‘Lucha por la identidad de México’ la AAA se topó de nueva cuenta con los desafíos que implica llevar a cabo estas presentaciones, sumados a las medidas que se deben de seguir durante la pandemia.

Fue en el empedrado de la calle Independencia, ubicada en el centro de Valle de Bravo, en donde AAA montó su cuadrilátero, así como la pasarela y la escenografía para la entrada de los ídolos de la lucha libre. La fachada de los negocios que estaban en los alrededores dieron un toque distintivo a la dos funciones que se grabaron en este Pueblo Mágico.

El elenco de la caravana tres veces estelar partió desde las oficinas de la empresa, ubicadas en la Alcaldía Coyoacán. Fue en este recinto en donde el Dr. Alejandro Ávila de la Comisión de Box y Lucha del Estado de México les realizó pruebas Covid-19 (PCR) a cada uno de los talentos, así como al staff que emprendió el viaje.

En Valle de Bravo ya los esperaba el cuadrilátero montado, así como la escenografía y un cercado que el gobierno municipal implementó para evitar que la población se acercara a la zona segura, ubicada en la intersección de Independencia y 5 de Febrero, en donde todos los presentes habían arrojado negativo en su respectiva prueba Covid-19. El staff de AAA montó todo en menos de 24 horas y viajaron una noche antes para recibir al talento, que solo se dispuso a hacer lo que mejor saben.

“Toda la gente que trabajó, tanto luchadores como gente que estaba en las grabaciones, a todos se les realizó prueba Covid-19. Estábamos trabajando en un ambiente sano y seguro para todos y con las medidas de protección como debe de ser con su cubrebocas, gel antibacterial y la sanitización del ring y varias cosas de la locación”, declaró el Dr. Ávila.

 

 

Con la información de RECORD