El gobierno francés propuso hoy un plan de tres etapas para la reapertura de hoteles, restaurantes y bares, aunque sin precisar cuándo comenzará la iniciativa destinada a instalaciones cerradas durante meses por Covid-19.

Según el diario Le Figaro, altos funcionarios presentaron por videoconferencia a profesionales del sector el proyecto, con cada etapa dotada de una duración de cuatro semanas, hasta llegar al servicio casi normal, lo cual significará acercarse a la capacidad máxima de los lugares.

En una primera fase, los hoteles podrán servir desayunos a sus clientes y poner a su servicio las piscinas exteriores, mientras en la segunda los restaurantes y bares, cerrados desde el 30 de octubre por el segundo confinamiento, tendrán autorización para cubrir la mitad de sus plazas interiores y todas las de las terrazas.

La tercera etapa representará un retorno bastante cercano a la actividad habitual, siempre con el respeto a las normas sanitarias como requisito.

El avance de las cepas mutantes del coronavirus SARS-CoV-2 complicó el panorama, a partir del aumento de los casos de la Covid-19 y de la tensión en los servicios de cuidados intensivos de hospitales, con 23 departamentos franceses situados bajo estricta vigilancia por el deterioro epidemiológico.

Ante el complejo panorama imperante, el gobierno no prevé una fecha precisa para activar el plan, el cual fue expuesto entre otros por el ministro delegado para las Pequeñas y Medianas Empresas, Alain Griset, y los secretarios de Estado a cargo del Turismo, Jean-Baptiste Lemoyne, y del ámbito digital, Cédric O.