Entre las acciones que desarrolla el Instituto de Investigación y Fomento de las Artesanías del Estado de México (IIFAEM), se encuentra la difusión y comercialización de las creaciones mexiquenses, en una cadena de tiendas, conocidas como Casart, donde se genera una remuneración económica para las y los maestros del arte popular.

En la Tienda Casart de Toluca, considerada la matriz de esta cadena, se registraron las artesanías más adquiridas por turistas nacionales y extranjeros, donde las ramas que destacan son textiles, alfarería y cerámica, madera, metalistería, fibras vegetales, talabartería, vidrio, lapidaría y cantera, así como la gastronomía mexiquense.

Dentro de estos ramos, pertenecientes a los 13 que hay en el Estado de México, en Casart destacan más de 40 piezas que se podrían considerar las más vendidas, aquellas que se han quedado en el gusto de la gente, como la cerámica de alta temperatura, donde las tazas son los objetos que más se venden, le siguen los alhajeros, portarretratos, floreros, copas, tequileros, saleros. Estas piezas se elaboran en municipios como Temascalcingo y El Oro.

En el área de la metalistería, la técnica del repujado es la que sobresale en ventas, ya sea a través de un cofre metalizado o espejos con base chorizada, dulceros y artículos para el hogar, como platones de latón fotograbado.

Los textiles son productos muy llamativos para la compra y venta, pues es una de las ramas que más posición y reconocimiento tiene, no sólo en el Estado de México, sino en todo el país, por lo que no podrían faltar en esta lista la subrama de bordados, donde se encuentran las muñecas de manta, que pueden contar con una vestimenta que representa alguna etnia de la entidad.

Un clásico es el rebozo, artesanía que ha dejado huella, ya sea de Tenancingo, Calimaya o Malinalco, también el Quexquémetl, que en sus bordados tiene la herencia otomí, además de contar con colores que dan vida a cada uno.

Los tradicionales tapetes anudados de Temoaya, así como productos que han innovado a lo largo de la historia, donde destacan los porta celulares que se realizan en deshilados, aretes, caminos de mesa, monederos bordados y pintados.

El colibrí grande, el molinillo decorado, así como juguetes tradicionales como el trompo, la caja pirograbada, jenga mediano, y las palas y cucharas, son artículos representativos de la madera y sus subramas.

También los portavasos, porta pañuelos desechables, o la cestería en general, que se elabora con palma u ocoxal.

Ya sea para casa o para regalo, una artesanía es la mejor opción, además de que si desean alguna pieza puede adquirirla en las Tiendas Casart, ubicadas en distintos municipios, también a través de diferentes plataformas digitales, así como en WhatsApp enviando un mensaje al 722-148-6220.