Leo Messi fue uno de los grandes protagonistas de la jornada electoral del Barcelona. El crack argentino, que no lo había hecho en el pasado, es socio del club azulgrana y acudió en la mañana de este domingo al Camp Nou en compañía de su hijo para votar por el nuevo presidente del Barça.

También acudieron durante la mañana Sergio Busquets, Jordi Alba o Riqui Puig y, entre otros, se esperaba la participación de los otros dos capitanes, Gerard Piqué y Sergi Roberto, a lo largo del día, en una jornada que sorprendió por su alto grado de participación.

A las doce del mediodía el Barcelona anunció que sumando los votos presenciales, 10 mil 792, y los que se habían ejercido ya por correo, 20 mil 662, se alcanzaba una participación de 31 mil 454 socios censados, lo que significaba un 28,5 por ciento del censo total.

El caso de Messi tuvo una coincidencia curiosa: el capitán azulgrana ejerció su derecho a voto coincidiendo con los 20 años desde que jugó su primer partido oficial como jugador del Barça: fue el siete de marzo de 2001, cuando a las órdenes de Xavi Llorens debutó con el Infantil B del club ante el Amposta, partido en el que marcó su primer gol con la camiseta azulgrana.