El uso continuo del teléfono puede convertirse en una actividad física con un alto impacto para los tendones, los músculos de las manos y el pulgar.

Los pulgares son los más utilizados al momento de tener el celular en nuestras manos, ya sea para enviar mensajes de texto o correos electrónicos o hasta visitar las redes sociales, pellizcamos los dedos para acercarnos a las fotos, pero sobre todo, podemos pasar horas deslizando nuestros pulgares a lo largo de las pantallas de nuestros teléfonos, esto puede tener repercusiones como desarrollar dolor en esta zona.

La causa de este dolor se debe a que los movimientos repetitivos de los pulgares causan inflamación en los tendones, los cuales se frotan contra el estrecho túnel en el que se asientan, causando dolor en el pulgar.

Desde la tendinitis hasta el pulgar en gatillo, los cirujanos ortopédicos han estado diagnosticando problemas con el pulgar durante décadas. Las lesiones por estrés repetitivo que causan dolor en el pulgar se denominan más formalmente tenosinovitis de Quervain.

El dolor del pulgar por enviar mensajes de texto está presente principalmente cuando la muñeca se flexiona o gira, así como cuando se forma un puño o se agarra, también puede haber dolor cuando se aplica presión directa en el área.

Una lesión por estrés repetitivo, como enviar mensajes de texto con el pulgar, generalmente se puede tratar de manera conservadora, sin embargo, debemos limitar los mensajes de texto, y dejar descansar los pulgares. Usar mejor las opciones para mandar audios, o usar utilizar un aparato ortopédico para proteger el pulgar. Los casos graves de tenosinovitis de Quervain pueden requerir inyecciones de esteroides, siempre supervisadas por un médico, pero si la afección persiste a pesar de las inyecciones de esteroides, se puede necesitar una cirugía para liberar la presión en el compartimento de los tendones y evitar daños permanentes.