Sopa de letras – David Rogelio Colmenares Páramo

@colmenaresparam

Ahora analizaremos la firma del polémico economista David Rogelio Colmenares Páramo, Auditor Superior de la Federación…

 

Firma en la que se localizan trazos de independencia que puede ser por comenzar a tener responsabilidades desde muy chico, rasgo de incomprensión por parte de su familia; de buena adaptación y equilibrio entre los pares opuestos, con cierta tendencia a la rutina, con una inteligencia y una sensibilidad poco desarrolladas, escritura con ganchos es decir que su función primordial parece ser retener, agarrar, amarrar; de actitud tenaz que ofrece mucha resistencia a ceder perseverando los objetivos deseados.

Con un grado de terquedad alto, que solo espera la ocasión para pasar a los hechos y satisfacer sus necesidades de destrucción, manipulación o saciedad de deseos desordenados, con predominio de la vida instintiva, realista, con el gusto por lo concreto, no le gusta estar en un solo lugar, con un índice a las tendencias materiales e instintivas; gusta de moderar sus acciones hacia el exterior, se maneja con mesura pues no quiere cometer imprudencias o actos contrarios a su imagen y su deseo de siempre dirigirse bien a los demás, aunque en ocasiones este freno constante y su afán de complacer y olvidarse de su iniciativa emprendedora, vive en una constante lucha de voluntad contra el desánimo, la fatiga, el cansancio o alguna enfermedad, esta constante lucha puede pasar de la tenacidad a la obstinación sombría y sin esperanza.

De firma ascendente propia de euforia en el momento de realizar la firma de actitud entusiasta, optimista y de confianza y seguridad en sí mismo y en las metas y objetivos que quiere alcanzar y si en el camino se le presenta algún obstáculo tiene la suficiente facultad de resolverlo, a su capacidad de optimismo podemos agregar que siempre verá las cosas por el lado más favorable, con buenas facultades de superación, sin embargo, tan pronto logra sus metas a pesar del tiempo y en ocasiones el trabajo para lograrlos generalmente no los conserva, sino que tiende a buscar otras metas para satisfacer su impulso emprendedor y su dinamismo.

Con signos de voluntad, tenacidad, energía, rectitud, coraje y sentido de la disciplina, en sentido negativo se confirma la terquedad, obstinación, en ocasiones es vengativo, inflexible hasta llegar a la dureza, con buena capacidad de mando; de firma complicada que es la que se comporta con un número más o menos importante de trazos superfluos en forma de añadidos o de adornos, esto es de espíritu confuso, puntilloso, que crea situaciones embarazosas, continuamente viven en la perturbación y en ocasiones llegan a la incoherencia, excesivamente vanidosos, gusta de llamar la atención, ostentoso, con cierta necesidad de exhibirse.

De firma extraña o bizarra, es decir de espíritu no conformista, alguien que le gusta actuar contra los hábitos adquiridos, nuevamente en los trazos se confirma su excesiva vanidad, con una imperiosa necesidad de asombrar a su entorno; de carácter excesivo, absolutista, amante de la paradoja, razonadores casi hasta el sofismo, cerrados a los argumentos de los demás, excitado, arrebatado, fanático.

Su firma es índice de un escritor dueño de sus impulsos y de su imaginación, domina sus emociones, en ocasiones voluntarioso firme y enérgico, sabe economizar sus fuerzas, perseverante, sin embargo es una persona difícil de convencer, terco y muy desconfiado; no siempre tiene ideas claras y en ocasiones ni sobre sí mismo esto es los llamados problemas de identidad, a menudo actúa a tontas y a locas desprovisto de la coherencia necesaria, de un juicio más o menos oscurecido que pudiera ser por una dosis de ansiedad, de temperamento bilioso de un carácter tremendamente individualista, enemigo de las medias tintas, se consagra en cuerpo y alma a las tareas que emprende y las realiza con fuerza y empuje, es arrollador en el trabajo, de gran rapidez para tomar decisiones, muy exigente con los demás y consigo mismo; desgraciadamente la Auditoría Superior de la Federación era uno de los pocos Organismos en el que los ciudadanos todavía confiábamos y  el Auditor se encargó que en un día ésta se perdiera y pese a sus declaraciones “que no se retractó en absoluto” y “que no hubo ningún tipo de presiones ni mala fe”, recordemos que en el presente gobierno existe una ley “o conmigo o contra mí” y que como ha pasado con los anteriores funcionarios y a pesar de que el Economista no pertenece a la cuatroté puso en evidencia las fallas que existen en la administración actual; después de esto dicen que dicen que ya pidieron su cabeza, solo esperamos que no se agregue un florero más a la lista de Palacio…