La portavoz del Departamento de Salud Pública de Georgia, Nancy Nydam, dijo a la agencia EFE que “el estatus migratorio no se considera para la vacunación”.

Autoridades estatales y organizaciones comunitarias de Georgia, Estados Unidos, reiteraron este lunes que no se requiere presentar prueba del estatus legal en el país para recibir la vacuna contra la Covid-19, ante denuncias de migrantes indocumentados sobre negación de dosis.

En los últimos días trascendió el caso del latino Alejandro Arteaga, que denunció que no había podido conseguir una cita para vacunar a su padre en una tienda Walmart en la localidad de Chamblee, Atlanta, porque no era residente legal.

La semana pasada, el gobernador de Georgia, Brian Kemp, y la directora del Departamento de Salud Pública, Kathleen Toomey, entre otros funcionarios, se reunieron con líderes comunitarios en la ciudad Gainesville, para hablar sobre los esfuerzos para incluir a los hispanos en la campaña de vacunación.

La administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también ha insistido en que se debe garantizar que todas las personas que viven en el país reciban la vacuna, incluyendo “los inmigrantes indocumentados”.