Según un análisis del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge, si el bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad al año que Finlandia, Suiza o Argentina, pues el proceso de “minar” la criptomoneda, utilizando gigantescos servidores ininterrumpidamente, gasta mucha energía.

Tras alcanzar máximo histórico de 58 mil 350 dólares el domingo, el bitcoin perdió cerca del 20 por ciento, pues los inversores recogieron ganancias ante dudas sobre el repunte experimentado por la más popular criptomoneda.

El bitcoin “es una forma extremadamente ineficiente de realizar transacciones y la cantidad de energía que se consume en el procesamiento de las mismas es asombrosa”, Janet Yellen, secretaria del Tesoro de Estados Unidos.

Investigadores mostraron que la minería de bitcoins emplea cerca de 121,36 teravatios-hora de electricidad anual, un récord que provoca fuerte impacto en el medioambiente y supera a una larga lista de naciones en cuanto a consumo energético.