El extraño nacimiento de un perro se registró en el municipio de Tangalan, en Filipinas, el pasado 6 de febrero. El pequeño animal hizo parte de una camada de seis perros, pero fue el único que presentó malformaciones.

Sin nariz, con dos lenguas y con un solo ojo. Así lucía el rostro de este cachorro blanco que, a diferencia de sus pequeños hermanos, no podía ni respirar de forma correcta y mucho menos alimentarse de su madre.

Las fotos de su caso las compartió a través de Facebook su dueña Amie de Martin, quien intentó hacer todo lo posible por mantener al animal con vida. Pero sus esfuerzos fueron en vano