La pandemia nos enfrentó a readaptar nuestras actividades cotidianas, uno de los sectores más vulnerables fue el sistema de educación. El pizarrón fue sustituido por una pantalla, los alumnos estudian desde una computadora o en un celular y las salas de la casa, se convirtieron en aulas, sin embargo, ante esta situación se ha generado incertidumbre para el regreso a clases presenciales, al menos en las escuelas públicas.

Las escuelas particulares presionan el regreso a las aulas, para poder justificar las cuotas a los padres de familia, sin embargo, la flexibilidad en el tema dependerá de las medidas sanitarias que estas puedan ofrecer y se tendrán que basar en los requisitos que pide la SEP para la reapertura.

El único estado que se encontraba en semáforo verde y consideraba esta posibilidad es Campeche; donde se realizó la primera ronda de vacunación para los maestros, pero la entidad actualmente se encuentra en semáforo naranja, sin segunda ronda de vacunas y con un futuro incierto sobre este tema.

Ante este panorama, se formalizó el ingreso de Delfina Gómez a la Secretaría de Educación Pública (SEP), su principal reto lo comparte con Martha Velda Hernández, para hacerse cargo de la enseñanza básica; Gómez no tuvo influencia en la designación, pero Hernández recibió en operación al ciento por ciento la educación preescolar, primaria, secundaria y técnica.

Durante la pasada gestión, se renegociaron los convenios con consorcios privados para las clases en televisión abierta y de paga; este esquema es la plataforma “Cuantrix” de Televisa el cual tiene la finalidad de fortalecer la formación y enseñanza en línea, esta ofrece dos materias claves para la instrucción a distancia: Pensamiento Computacional y Lógica Matemática.

Para el desarrollo de este sistema se han sumado científicos, académicos universitarios, el SNTE de Alfonso Cepeda, los secretarios estatales y en la capital el doctor Luis Humberto Fernández, titular de la Autoridad Educativa Federal en la Ciudad de México.

Nos encontramos frente a grandes cambios en las estructuras educativas en todo el mundo, esta plataforma en México, se ha tomado como el inicio para introducir, programar, incentivar y fortalecer el uso de la computadora para las clases virtuales, sin embargo, el futuro de esta nueva modalidad, aún es un reto al que se enfrentan las representantes del magisterio, ya que a pesar de que algunos maestros han recibido capacitación para impartir sus clases, el aprendizaje de los niños quedó muy por debajo de lo que se esperaba.