El presidente Andrés Manuel López Obrador voló desde el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM) al nuevo Aeropuerto Felipe Ángeles para demostrar que ya funcionan las pistas, donde podrán aterrizar aviones militares y comerciales.

Santa Lucía operará a la par del actual AICM y con el de Toluca, en el Estado de México, y entre todos tendrán disponibles seis pistas.

“Es el aeropuerto más importante que se esté construyendo en el mundo y es un fenómeno en la ingeniería civil porque se está haciendo en tiempo récord y nos estamos ahorrando, de acuerdo al proyecto original de Texcoco, 230 mil millones de pesos”, afirmó Obrador.

El futuro Aeropuerto Felipe Ángeles tendrá capacidad para unos 20.5 millones de usuarios al año y espera recibir unos 85 millones en varias etapas de construcción que se cumplirán en las próximas tres décadas 2030, 2040 y 2050.