• Duarte trianguló recursos por orden de Hacienda y Segob.

César Duarte, conformaba una pequeña parte de una red de corrupción, cuyo dinero que desvió se usó para financiar campañas en seis estados.

La ruta del dinero desviado por el ex gobernador de Chihuahua,  llegó al financiamiento de campañas en Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Nuevo León, Durango y Veracruz; sin embargo, autoridades se negaron a emprender investigaciones.

Peniche mediante una entrevista con Milenio, comentó que Duarte usó el dinero del bienes para su plan de retiro, que eran tres escenarios: ser el mayor ganadero del norte del país, dirigir el PRI y consolidar un empresa inmobiliaria con su amigo y ex gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge.

Trascendió en el ámbito federal, al grado de que, según la evidencia que se ha podido detectar, parte de estos recursos se usó para apoyar candidaturas políticas en algunos estados de la república o en elecciones, incluso, federales.

Esto significa que la corrupción en el estado de Chihuahua formó parte de un esquema mayor, que se empleaba, se utilizaba y que es lo que en cierta parte de esa corrupción, a nivel nacional que se generaba en Chihuahua, formaba parte del esquema que se conoce como “La Operación Zafiro”.